7 pasos para llevar una vida activa de jubilados con propósito

Adulta mayor viendo por la ventana

7 pasos para llevar una vida activa de jubilados con propósito

Un área importante de preocupación para las personas mayores, especialmente después de su jubilación formal, es que a menudo pierden el «propósito de la vida». Atrás quedaron los días en que estaban ocupados y solían prepararse para la oficina después de levantarse por la mañana. Del mismo modo, las madres que eran amas de casa también estaban ocupadas ayudando a sus cónyuges o hijos a prepararse para la oficina, la escuela o la universidad. Toda esta apretada agenda solía dar mucho sentido a la vida, lo que impulsaba a seguir adelante.

Sin embargo, después de la jubilación, las cosas cambian drásticamente de repente, ya que las personas mayores a menudo se dan cuenta de que no tienen nada que hacer y, por lo tanto, comienzan a llevar la vida sin hacer nada «sin un propósito». Lo mismo ocurre con las madres después de que los niños se independizan.

La vida jubilada se convierte así en una forma pasiva de pasar el tiempo sin rumbo fijo, ya sea retirándose o pasando un tiempo ilimitado en cosas triviales como ver películas, dormir durante horas o entablar discusiones innecesarias en casa, etc.

Encontrar el propósito de la vida:

Para superar lo anterior, encontrar un propósito en la vida es de fundamental importancia; Nuestras metas y acciones están impulsadas por nuestro propósito. Desentrañar el propósito de la vida nos ayuda a llevar una vida feliz y activa. Si contribuimos directamente al PIB a través del trabajo / servicio social o llevamos una vida feliz de sabiduría compartiendo buena voluntad con la comunidad, dependerá de nuestro propósito de vida incluso después de nuestra jubilación.

Sin embargo, haber encontrado el propósito es el primer paso. Eso determinará el objetivo. «Empiece con el fin en mente». Una vez que esté seguro del destino, el viaje puede formatearse correctamente. Por ejemplo, si decide que dedicará sus próximos 5 a 10 años al trabajo social, comenzará a explorar oportunidades. O si cree que aprendería un idioma extranjero como ingles o francés que deseaba aprender cuando era joven, puede comenzar a buscar opciones.

7 pasos para una vida activa de jubilado con propósito:

Después de determinar el propósito de la vida, comencemos a vivir la vida en consecuencia. Pero nada se puede lograr a menos que llevemos una vida activa.

Estos son los 7 pasos para permanecer activo después de la jubilación:

1. Llevar una vida disciplinada con compartimentación de deberes y trabajo. Un mínimo de 8 horas de sueño, 30 minutos de ejercicio de 4 a 5 veces por semana, 15 a 20 minutos de caminata por día, la medicación adecuada (según lo prescrito por el médico) conducen a una vida física activa. Este es el comienzo del viaje de la vida activa, ya que la buena salud es crucial para cualquier actividad posterior.

2. Mantener la mente desestresada y reflexiva. La mente controla todas nuestras acciones y, por lo tanto, una mente desestresada mantendrá nuestro cuerpo y nuestro estado de ánimo felices. Una de las formas más populares es meditar al menos durante 30 minutos al día. Lo que hace es alinearnos con nuestros pensamientos y la mente se vuelve cómoda.

3. Realizar el acto que ha impulsado el propósito de nuestra vida al menos durante 2 a 3 horas al día. Si hemos elegido trabajo social, trabajemos fuera de línea o en línea en trabajo social como enseñar a estudiantes desfavorecidos, dar tutoría a niños en barrios marginales, trabajar con personas mayores en apuros o realizar cualquier otra actividad social que nos guste.

4. Pasar tiempo con la familia o la familia extendida. Puede ser con cónyuge, hijos o nietos; pueden ser hijos de otros en su sociedad; también puede ser en compañía de amigos, clubes o comunidades

5. Pasar algún tiempo con uno mismo. Esto nos da momentos para hacer una pausa, reflexionar y planificar el futuro. La idea no es pasar este tiempo recordando el pasado o lamentando lo que no pudimos lograr. El propósito es que estar solo con uno mismo nos ayude a vernos a nosotros mismos y a planificar el futuro.

6. Disfrute de un momento de ocio durante el día, puede estar viendo una película o leyendo un libro, resolviendo un rompecabezas o incluso dedicando tiempo a un nuevo pasatiempo como pintar o cantar canciones clásicas o actuar. El objetivo es simplemente disfrutar de la vida.

7. ¡¡Esté en algún momento con DIOS!! Eso revelará el verdadero propósito de la vida, la vida y la existencia de todos nosotros.

Conclusiones:

En conclusión, se puede decir que llevar una vida activa reintentada con un propósito es la clave para que una persona mayor viva una vida feliz y satisfecha. Los 7 pasos sugeridos son de naturaleza indicativa. Una persona mayor necesita planificar la rutina diaria en función de su pasión, gusto y naturaleza de propósito.

Adulto Mayor estudiando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *