Salud mental de los Adultos Mayores

Adultos Mayores riendo

Hechos clave

A nivel mundial, la población está envejeciendo rápidamente. Entre 2015 y 2050, la proporción de la población mundial mayor de 60 años casi se duplicará, del 12% al 22%.

La salud mental y el bienestar son tan importantes en la vejez como en cualquier otro momento de la vida.

Los trastornos mentales y neurológicos entre los adultos mayores representan el 6,6% de la discapacidad total (AVAD) para este grupo de edad.

Aproximadamente el 15% de los adultos mayores de 60 años padecen un trastorno mental.

Los adultos mayores, los de 60 años o más, hacen importantes contribuciones a la sociedad como miembros de la familia, voluntarios y como participantes activos en la fuerza laboral. Si bien la mayoría tiene una buena salud mental, muchos adultos mayores corren el riesgo de desarrollar trastornos mentales, trastornos neurológicos o problemas de uso de sustancias, así como otras afecciones de salud como diabetes, pérdida de audición y osteoartritis. Además, a medida que las personas envejecen, es más probable que experimenten varias afecciones al mismo tiempo.

El problema

La población mundial está envejeciendo rápidamente. Entre 2015 y 2050, se estima que la proporción de adultos mayores en el mundo casi se duplicará, pasando del 12% al 22% aproximadamente. En términos absolutos, este es un aumento esperado de 900 millones a 2 mil millones de personas mayores de 60 años. Las personas mayores enfrentan desafíos especiales de salud física y mental que deben ser reconocidos.

Más del 20% de los adultos mayores de 60 años padecen un trastorno mental o neurológico (excluidos los trastornos por dolor de cabeza) y el 6,6% de todas las discapacidades (años de vida ajustados por discapacidad-AVAD) entre las personas mayores de 60 años se atribuyen a trastornos mentales y neurológicos. Estos trastornos en las personas mayores representan el 17,4% de los años vividos con discapacidad (AVD). Los trastornos mentales y neurológicos más comunes en este grupo de edad son la demencia y la depresión, que afectan aproximadamente al 5% y al 7% de la población mayor del mundo, respectivamente. Los trastornos de ansiedad afectan al 3.8% de la población mayor, los problemas de uso de sustancias afectan a casi el 1% y alrededor de una cuarta parte de las muertes por autolesiones ocurren entre personas de 60 años o más. Los problemas de abuso de sustancias entre las personas mayores a menudo se pasan por alto o se diagnostican erróneamente.

Los profesionales de la salud y las propias personas mayores no identifican los problemas de salud mental, y el estigma que rodea a estas afecciones hace que las personas se muestren reacias a buscar ayuda.

Factores de riesgo de problemas de salud mental entre los adultos mayores

Puede haber múltiples factores de riesgo de problemas de salud mental en cualquier momento de la vida. Las personas mayores pueden experimentar factores estresantes comunes a todas las personas, pero también factores estresantes que son más comunes en la edad adulta, como una pérdida continua significativa de capacidades y una disminución de la capacidad funcional. Por ejemplo, los adultos mayores pueden experimentar movilidad reducida, dolor crónico, fragilidad u otros problemas de salud, por lo que requieren algún tipo de atención a largo plazo. Además, las personas mayores tienen más probabilidades de experimentar eventos como el duelo o una caída en el estatus socioeconómico con la jubilación. Todos estos factores de estrés pueden resultar en aislamiento, soledad o angustia psicológica en las personas mayores, por lo que pueden requerir cuidados a largo plazo.

La salud mental tiene un impacto en la salud física y viceversa. Por ejemplo, los adultos mayores con problemas de salud física, como enfermedades cardíacas, tienen índices más altos de depresión que los que están sanos. Además, la depresión no tratada en una persona mayor con enfermedad cardíaca puede afectar negativamente su resultado.

Los adultos mayores también son vulnerables al abuso de personas mayores, incluido el abuso físico, verbal, psicológico, financiero y sexual; abandono; negligencia; y graves pérdidas de dignidad y respeto. La evidencia actual sugiere que 1 de cada 6 personas mayores sufren abuso de personas mayores. El abuso de personas mayores puede provocar no solo lesiones físicas, sino también consecuencias psicológicas graves, a veces duraderas, como depresión y ansiedad.

La demencia y la depresión entre las personas mayores como problemas de salud pública

Demencia

La demencia es un síndrome, generalmente de carácter crónico o progresivo, en el que se produce un deterioro de la memoria, el pensamiento, el comportamiento y la capacidad para realizar las actividades cotidianas. Afecta principalmente a las personas mayores, aunque no es una parte normal del envejecimiento.

Se estima que 50 millones de personas en todo el mundo viven con demencia y casi el 60% vive en países de ingresos bajos y medianos. Se prevé que el número total de personas con demencia aumente a 82 millones en 2030 y 152 millones en 2050.

Existen importantes problemas sociales y económicos en términos de los costos directos de la atención médica, social e informal asociados con la demencia. Además, las presiones físicas, emocionales y económicas pueden causar un gran estrés a las familias y cuidadores. Se necesita el apoyo de los sistemas sanitario, social, financiero y legal tanto para las personas con demencia como para sus cuidadores.

Depresión

La depresión puede causar un gran sufrimiento y conducir a un funcionamiento deficiente en la vida diaria. La depresión unipolar ocurre en el 7% de la población mayor en general y representa el 5.7% de los AVD entre los mayores de 60 años. La depresión está infradiagnosticada y poco tratada en los entornos de atención primaria. Los síntomas a menudo se pasan por alto y no se tratan porque coexisten con otros problemas que enfrentan los adultos mayores.

Las personas mayores con síntomas depresivos tienen un funcionamiento más deficiente en comparación con aquellas con afecciones médicas crónicas como enfermedades pulmonares, hipertensión o diabetes. La depresión también aumenta la percepción de mala salud, la utilización de los servicios de salud y los costos.

Estrategias de tratamiento y atención para abordar las necesidades de salud mental de las personas mayores

Es importante preparar a los proveedores de salud y las sociedades para satisfacer las necesidades específicas de las poblaciones mayores, que incluyen: formación de profesionales de la salud en la atención a las personas mayores; prevenir y tratar enfermedades crónicas asociadas a la edad, incluidos los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias; diseñar políticas sostenibles sobre cuidados paliativos y de larga duración; y desarrollar servicios y entornos adaptados a las personas mayores.

Promoción de la salud

La salud mental de los adultos mayores se puede mejorar promoviendo el envejecimiento activo y saludable. La promoción de la salud específica de la salud mental para los adultos mayores implica la creación de condiciones de vida y entornos que apoyen el bienestar y permitan a las personas llevar una vida saludable. La promoción de la salud mental depende en gran medida de estrategias para garantizar que las personas mayores tengan los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades, tales como: proporcionar seguridad y libertad; vivienda adecuada a través de una política de vivienda de apoyo; apoyo social para las personas mayores y sus cuidadores; programas sociales y de salud dirigidos a grupos vulnerables como los que viven solos y las poblaciones rurales o que padecen una enfermedad mental o física crónica o recidivante; programas para prevenir y tratar el maltrato a las personas mayores; y programas de desarrollo comunitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *